Libros de psicologia infantil en La Línea de la Concepción

Mis Libros

En NEDU Necesidades Educativas, somos especialistas en psicología. Te esperamos en La Línea de la Concepción, en Cádiz, calle Dr. Villar 0, 11300. En esta página podrás encontrar los libros de psicologia infantil, de Isabel María Ávila Agüera, que tenemos a la venta. Con ellos podrás entender diferentes trastornos o introducirte en su conocimiento. No dejes de revisarlos a fondo.

NEDU Necesidades Educativas libro

Vivir con Alzheimer

Vivir con Alzheimer te informa sobre esta enfermedad neurodegenerativa. Encontrarás diferentes recursos para prevenirlo y retrasarlo en la medida de lo posible. También te esperan diferentes casos reales, pruebas con las que determinar tu estado de salud o las mejores prácticas para tratarlo. Es una lectura que deberías tener en cuenta para conocer a fondo el alzhéimer.

NEDU Necesidades Educativas portada de libro

Asocial

¿Qué factores influyen en la sociabilidad? ¿Quién decide esos factores?

Asocial: ¿Qué factores influyen en la sociabilidad? ¿Quién decide esos factores? trata los aspectos que tienen peso en la sociabilidad de las personas, cómo se construye y los factores que entran en juego. Gracias a ella descubrirás detalles de la conducta humana que te sorprenderán, pero contados desde un enfoque diferente al habitual.

NEDU Necesidades Educativas portada de libro

Asocial.

Por ti fui

En Asocial. Por ti fui, conocerás la historia de Julia, quien tiene un coeficiente intelectual por encima de la media, pero le cuesta comprender algunos comportamientos del ser humano. Es una obra cuya importancia radica en desarrollar habilidades sociales basicas. Estas marcan el desarrollo de las personas y buena parte de su personalidad, ya que son indispensables para interactuar con otros individuos.

Mis Artículos

LA INCLUSIÓN , UN RETO

https://www.facebook.com/photo/?fbid=2137389013019433&set=gm.337527060442063&__cft__[0]=AZUJ5Jr7cSgbzHAtVMwoL6pOFetibr8G8_KyCysac-LFg9zwuRDt8gqcE9Z7VbraOuPubzozqQS0IRFpfstZELqMdnZbw7fHuCKaR7ZP1r09T5Ovr8CMiK_-VTjwbGkG7XlD7y8kEoClO2kkr0U4wIcpzay4Sb0ZOBmpayr9Vla57Tt0CkOq7g5lnTa0b9ykdfjxst6DulycMBwzAp2honSa&__tn__=EH-R https://www.facebook.com/photo/?fbid=2137389013019433&set=gm.337527060442063&__cft__[0]=AZUJ5Jr7cSgbzHAtVMwoL6pOFetibr8G8_KyCysac-LFg9zwuRDt8gqcE9Z7VbraOuPubzozqQS0IRFpfstZELqMdnZbw7fHuCKaR7ZP1r09T5Ovr8CMiK_-VTjwbGkG7XlD7y8kEoClO2kkr0U4wIcpzay4Sb0ZOBmpayr9Vla57Tt0CkOq7g5lnTa0b9ykdfjxst6DulycMBwzAp2honSa&__tn__=EH-R
https://www.facebook.com/photo/?fbid=2137389013019433&set=gm.337527060442063&__cft__[0]=AZUJ5Jr7cSgbzHAtVMwoL6pOFetibr8G8_KyCysac-LFg9zwuRDt8gqcE9Z7VbraOuPubzozqQS0IRFpfstZELqMdnZbw7fHuCKaR7ZP1r09T5Ovr8CMiK_-VTjwbGkG7XlD7y8kEoClO2kkr0U4wIcpzay4Sb0ZOBmpayr9Vla57Tt0CkOq7g5lnTa0b9ykdfjxst6DulycMBwzAp2honSa&__tn__=EH-R

 

La inclusión escolar, en términos éticos y en la práctica educativa, es irreconciliable con la naturaleza del ser humano ya que este tiende a discriminar, dividir y separar, basado en concepciones no éticas. A pesar de años de educación que han tenido como objetivo la formación integral de este, en esencia, esta no es efectiva.
INTRODUCCIÓN
Atrás quedaron los años en los que, junto con la leche materna iba incluido el respeto y la empatía. Ocurre que en el concepto de inclusión, es condición sine qua non, la implicación de sentimientos como la comprensión, afabilidad, amor, ternura y respeto, en su más amplia acepción y si de algo adolece la educación actual, es de un estudio y enseñanza extenso de estos sentimientos, para con el prójimo. Más aún si este es discapacitado psíquico.
Utilizamos el concepto de inclusión en el terreno educativo, como una mera “suma” o “adición” de alguien o algo, cuando en realidad es una idea que abarca aspectos sociales bastante más profundos. Obtener un sistema inclusivo debe llevar implícito una búsqueda permanente de procedimientos, buscar la idoneidad para responder a la diversidad, en el que la diferencia es inherente a cualquier ser humano. Solo atendiendo a esto, la diversidad podrá ser vista desde un punto de vista positivo y servir de estimulo para un aprendizaje significativo.
La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), expone: “Las rigideces del sistema conducen a la exclusión de los alumnos y alumnas cuyas expectativas no se adecuan al marco establecido”. Por tanto, es esencial que el marco educativo tenga en cuenta las variables personales del alumnado para que, cada uno de ellos, encuentre en el aula todo aquello que le haga aprender, adquirir conocimientos y habilidades que por edad, madurez mental o por cualquiera deficiencia (tomando deficiencia como descripción de aquello que nos falta) que pueda presentar el alumnado. Tengamos en cuenta que deficiencias tenemos todos. El ser humano, por regla general, no es excelente en todos los conocimientos y aptitudes que tenemos en la realidad que vivimos. Pero este concepto no es nuevo, aunque sí las formas en que pretendemos llegar a conseguirlo. En este proceso, tiene una importancia vital, el cambio que ha propiciado la aparición del concepto de necesidades educativas especiales (Informe Warnock, 1978). Este, al centrarse en los problemas del niño en cuanto a su proceso de enseñanza /aprendizaje y olvidar el lenguaje de las deficiencias, sitúa el énfasis en la escuela, en la capacidad del centro para ofrecer una respuesta educativa a los alumnos escolarizados en él. Ahora, el concepto de dificultades de aprendizaje se torna relativo, ya que depende de los objetivos que se planteen, del currículo establecido, de los niveles que se exijan y de los sistemas de evaluación que se apliquen.
La escuela comprensiva
--- En el marco de la escuela comprensiva, se centra la atención en las ayudas que es necesario proporcionar al alumno para optimizar su proceso de desarrollo. Desde esta perspectiva, la responsabilidad de la escuela es decisiva. Esta debe asumir el compromiso de desarrollar nuevas líneas de actuación y enfoques metodológicos impulsores de cambios en los procesos de enseñanza. Así́ pues, la acción educativa tendrá́ un doble objetivo: favorecer el desarrollo integral de la persona y darle los medios para alcanzar su integración en el entorno. Objetivos que se reflejaran en un currículo abierto y flexible que comprenda lo que se les enseña a los alumnos y por qué, la forma en que se realiza y el modo en que se presta atención a su progreso.
Educador formado y formador (Que el objetivo fundamental de la educación sea que el hombre acceda a él mismo. H-G. Gadamer -2000).
En la actualidad ocurre que, el número de necesidades individuales es más numeroso y grave. El proceso de la instrucción, referido a un aula “normal” es como hemos visto un asunto complejo, más aún si atendemos a las individualidades de los sujetos. Hoy en día, con la aparición de nuevas enfermedades neurológicas infantiles, este docente se halla desbordado con la impartición de contenidos y saberes adecuados al nivel de aprendizaje de los alumnos. Un profesor dedicado a sus alumnos solo podrá, en lo que se refiere a deficiencias: observar comportamientos anómalos, ver las repercusiones que puede tener en la formación del alumno y derivarlo hacia especialistas en la materia.
Este es el panorama que halla cualquier docente en un aula de estas características. Y es que es un aspecto muy olvidado cuando hablamos de discapacidad. Estos alumnos antes de ser integrados a un aula de enseñanza reglada deben estar preparados para el cambio al que se le va a someter. Si incluimos a un alumno en un cuarto curso aunque tenga la misma edad que el resto portará unas carencias en el aspecto social, innegable.
Por otro lado, la integración puede generar de alguna manera incomodidad en el docente y no ser debida a una actitud negativa sino a su incapacidad sobre como dirigirse hacia los alumnos con discapacidad, bien por desconocimiento sobre como tratarlos, por miedo o por si dañan la susceptibilidad de estos alumnos.
Es ineludible dar un paso hacia adelante y llegar hasta el fondo del asunto.
En esencia, sabemos que el niño discapacitado tiene todas las posibilidades para ser incluido en el ámbito escolar. Incluido, que no integrado. La integración solo será factible cuando al discapacitado se le considere un miembro más, no como un espacio físico que ocupa si no como un sujeto susceptible de mejorar el nivel social progresivo que permite que el ser humano se desarrolle en todas sus potencialidades y, hoy por hoy, esto es una entelequia.
El discapacitado es considerado como un ser con ciertas diferencias a las que se le ha dado un carácter negativo e incluido en un mismo fardo con otros niños que presentan otras diferencias. Aún en la actualidad sabemos que la imagen global de un discapacitado psíquico representa para muchas personas, un ser con pocas probabilidades de tener objetivos o un plan de vida. Por el contrario, lo que ven son un cúmulo de deficiencias, estereotipias, movimientos, falta de locución, etc ,etc, etc. Es indudable que la primera deficiencia que descubre el discapacitado es hallar su propia identidad, y es que esta, se construye siempre en relación con los otros sujetos que, generalmente, no padecen deficiencia alguna. Entonces es el grupo mayoritario, el no discapacitado, el que establece esta diferencia. Es bastante complejo el proceso de integración de un niño con dificultades psíquicas que participe en un aula donde, a excepción de casos muy graves, el discapacitado “ se da cuenta de sus diferencias con respecto a los demás “, desigualdad que tiene carácter negativo, habitualmente. Se le va a ver distinto. Los otros rumorearán a su alrededor. Si ha aceptado su deficiencia, puede suceder un retroceso e incluso, disminuirá su autoestima.
Los padres
Estos por regla general, atienden todas las necesidades materiales del niño y abandonan el proceso de educar, completamente en manos del profesorado. Las razones que aducen son que, quizás, no posean el nivel cultural y social para ofrecer una educación adecuada a sus hijos, incluido: el plano religioso, moral o ético.
En años pasados donde la miseria, la escasez, la enfermedad, el hambre y, desde luego, con una educación pública exenta, y con penurias graves, podías observar que en esos pobres hogares reinaba el respeto y la compasión. Desde los primeros años que el infante pasa en el hogar, la educación en valores debe ocupar un lugar destacado en el ambiente familiar. Este debe ser orientado hacia la esencia de su ser y el conocimiento de los otros, ahondando en todo aquello que tiene de valioso el ser humano. Solo cuando los padres asuman la labor de enseñar a sus hijos, desde sus primeros años, los sentimientos que se hallan detrás de dichas palabras, como las emociones, aflicciones, sensibilidades, afectividades, tristezas, en concreto, la empatía, el proceso de construcción del individuo no estará completo. En la actualidad, niños que cursan desde primaria, en realidad, también carecen de ciertas habilidades sociales, al igual que el grupo de discapacitados, aunque por diferentes razones. Como veremos, estos sentimientos son primordiales y conducirán a su hijo, a afrontar su futura vida con otras infraestructuras conductuales. Y es que además partimos de una base equívoca que es, dar por hecho, que estos niños han sido evaluados y diagnosticados anteriormente, lo que no siempre es cierto. Son incluidos en un grupo, no homogéneo, con distintas necesidades y el profesor debe proporcionar a cada uno de ellos la posibilidad de crecer como persona, al igual que haría con cualquier otro alumno. Por tanto, hay que conseguir que el niño con necesidades, en el momento de ser incluido en un centro escolar ordinario se le facilite la posibilidad de reducir específicamente esos obstáculos que lo diferencian de otros. El proceso educativo tiene como propósito incorporar a los sujetos a una sociedad determinada que posee pautas culturales propias y características de esta; es decir, la educación es una acción que lleva implícita la intención de mejorar el nivel social progresivo que permite que el ser humano desarrolle todas sus potencialidades. Este proceso no será posible, sin una evaluación previa de cada niño con deficiencias, su integración previa en los cursos infantiles reglados, donde puedan desarrollar las habilidades sociales que le faciliten compartir aula con los demás niños. El objetivo sería el de ofrecer posibilidades a aquellos niños que tengan aptitudes que puedan desarrollarse y adaptarse. Es evidente que no podemos hablar de la totalidad de niños con deficiencias, ya que siempre existen casos graves que irremediablemente sí tendrán que permanecer en las escuelas de educación especial. De ahí la necesidad de un análisis que no pase por alto cualquier atributo sobre todo en el niño.
Haciendo hincapié en los logros conseguidos con la enseñanza inclusiva, este ensayo tiene intención de subrayar, la necesidad imperiosa de que exista una participación exhaustiva de otros profesionales cuya intervención será la de analizar a aquellos alumnos con discapacidad psíquica tendentes a poder cursar en una enseñanza reglada, para que posteriormente sean incluidos en esta. El proceso formativo desarrollado en un aula cualquiera, aunque sea un aula muy compensada o equilibrada en cuanto a las características de cada alumno, tiene que atender a las particularidades intrínsecas a cada uno de ellos y a las que este, a su vez, acarrea. Particularidades como: Factores intrínsecos del desarrollo del niño Desviaciones leves, estados cerebro-asténicos, deficiencias sensoriales y del lenguaje, alteraciones emocionales transitorias, inmadurez afectiva, depravación psíquica, deficiencias sensoriales, retraso mental y trastorno de la conducta.
Factores externos : Inadecuada organización del proceso docente-educativo, absentismo escolar, abandono social y pedagógico
Niños con A.C.N.E.E : La normativa establece, que para que un alumno sea considerado como ACNEE, necesita un informe de evaluación psicopedagógica, y además, un dictamen de escolarización elaborado por los profesionales responsables de la orientación, que establecen la presencia de necesidades educativas especiales y la modalidad de escolarización más adecuada para ese alumno. El notable aumento de niños con A.C.N.E.E grave, nos obliga a elaborar nuevos procedimientos. La situación actual muestra, que los esfuerzos orientados hacia el proyecto de la inclusión acabarán desbordándose, en el tiempo. Actualmente, se hace más necesario organizar la integración de estos niños a los que, hoy en día, se les incluye en los mismos procedimientos. La diversidad y complejidad de cada una de estas necesidades, nos obliga a encontrar el modo de ofrecer todas las oportunidades para acomodar los planos físicos y psíquicos, en el lugar que les ofrezca más posibilidades de desarrollo en ambos campos. No sería riguroso un estudio fundamentado en el ser humano basado, solo y exclusivamente, en la consideración de su aspecto biológico.
Las características esenciales de estas discapacidades pueden ser de carácter temporal, las cuales pueden ser paliadas, reducidas o eliminadas. Y las de carácter permanente, cuyo epíteto, nos introduce en una nueva concepción que debemos analizar e intentar hallar los mejores medios, recursos o técnicas, para contribuir al desarrollo de estos niños.
Se reconocen como características permanentes: inteligencia superior, síndrome de Down, parálisis cerebral, síndrome de desconexión, Autismo, Dificultades Específicas de Aprendizaje y otros. Me he permitido hacer una división entre las dificultades permanentes por no entender, que estas otras dificulten el aprendizaje en modo sumo o que pueden paliarse con adaptaciones curriculares o físicas. Estas son: Trastornos motores (amputados, hemipléjicos o con secuelas de poliomielitis), Ceguera, Hipoacusia, Déficit Atencional,Tdah, Dificultades en la lecto-escritura (Dislexia, Digrafía, Disortografia), Discalculia, Trastornos en la expresión del lenguaje (Dislalias, Disfemias) y Baja visión.
Como ejemplo, podemos pensar que si esta clasificación hubiese estado vigente hace algunos años, muchos de nosotros hubiésemos sido circunscritos según esta categorización, e incluidos en aulas especiales, por el hecho de tener una fuerte graduación en miopía. Este paradigma presenta una escisión necesaria y esta es, la interpretación de estas últimas como una necesidad de educación especial, que pueden ser paliadas con una educación personalizada tanto por currículo como en la aplicación de medios que colaboren en reducir estas deficiencias, físicas o mentales. No deberíamos confundir una necesidad física especial con una necesidad educativa especial ya que el aprendizaje deberíamos hay que considerar que está supeditado al intelecto.
Con respecto a los niños con A.C.N.E.E., la experiencia demuestra que aquellos niños con dificultades psíquicas manifestaron soledad, gran retraimiento, con nula participación en juegos con los demás aunque fueran propiciados por el docente e incluso una disminución en su autoestima. por no poder seguir el ritmo de la clase o por no recibir, toda la atención necesaria por parte del profesor.
En la actualidad, la sociedad demanda la obligatoriedad de un diagnóstico precoz en aquellos niños que muestran algún tipo de deficiencia desde muy pequeños. Se nos revela la necesidad de una integración temprana en la que la idea de base de una integración óptima, en estos niños, sea impulsar el desarrollo de habilidades sociales y que la mejor táctica para lograr esto es inducir la relación con sus iguales “mentales”. Hecho que redundará en beneficio de los otros niños, los no discapacitados, que asimilarían conceptos de respeto, normas de convivencia, etc.
Los años anteriores a la educación obligatoria deberían ser para estos niños una oportunidad de integrarse en futuros cursos. En estos años que bien podrían y en mi opinión deberían, ser compartidos con otros alumnos pues no habría motivo de discriminación por parte de ninguno de los integrantes ya que las reacciones serian más espontaneas, autenticas y sin afán de exclusión, en estas edades tempranas.
Durante estos primeros años, la intervención psicopedagógica debe ser forzosamente intensiva, donde el análisis conductual y evaluación de las necesidades que cada niño manifestara serian detalladas y de la que se deduciría un campo de actuación, siendo atendidos según su necesidad. Mientras los niños que por edad, estarían en un nivel o curso coincidente con preescolar y avanzarían a su ritmo, ocupando posteriores cursos dentro de un ritmo normal; aquellos otros con mas dificultades podrían hacerlo a su vez aunque atendiendo a su ritmo propio y con los mismos contenidos preescolares pudiendo mantenerse en esas mismas aulas o pasando a niveles superiores según su ritmo de aprendizaje.
Esta organización daría lugar a relaciones más saludables para cada uno de estos niños, promoviendo el cuidado, la relación de igualdad en los juegos, e incluso, en el aprendizaje, aún en alumnos de diferentes edades y facilitando la autoestima de aquellos con determinadas deficiencias que podrán desarrollar pautas, sin repercutir en el aprendizaje general.
En estos cursos, que podrían comenzar con los tres años del niño, deficiente o no, se propiciaría una serie de valores fundamentales en el desarrollo social de los mismos, como: Una estimulación temprana, a solucionar conflictos, a ser mas compresivos, a compartir, a no pelear, a controlar el carácter o a ayudar a otros compañeros. Una resolución que beneficiaría a ambos grupos de niños.
CONCLUSIÓN
Con un poco de prospectiva y analizando el número de niños que nacen actualmente con discapacidades neuro biológicas, es fundamental poner en práctica nuevas formas de integración. Sería paradójico, que en los próximos veinte años el número de alumnos con discapacidad psíquica, máxime si son niños con enfermedades como el Autismo, Asperger o Tdah, (casos que crecen exponencialmente con respecto a años anteriores) llegara a igualarse al de los no discapacitados, quizás entonces, y confiando en esa naturaleza testaruda del ser humano en este asunto, atenderíamos en un plano real la nueva situación presentada.
Tenemos que comprender que para un profesor, la tarea de la educación, el proceso de la enseñanza se complica no solo por el tiempo que se necesitaría sino, por el mismo reto que este implica. Se nos olvida que los nuevos retos que se van añadiendo, sobre todo el que nos ocupa, no están dentro de este delicado proceso. En otras palabras, estos retos no están ni deberían estar dentro de las competencias para las que se ha preparado, tarea que por otra parte si competen a otros profesionales como son los Pedagogos o Psicopedagogos.


BIBLIOGRAFÍA
Rosales López, C. (1987). El profesor ante la integración de niños deficientes. Actitudes, actuación y preparación. Enseñanza, 4-5, 81-91.
BRENAN. W.Necesidades de creación de una situación de aprendizaje alternativa para el alumno. (1.988)
Esteve, J.M. (1996). El profesor ante el cambio social. Nuevos objetivos para una nueva etapa de la educación. Actas del Seminario Reformas Educativas y formación del profesorado. (pp. 22-36). Universidad de Murcia-Cajamurcia.
El currículo para niños con necesidades especiales. Necesidades Educativas Especiales. Editorial Siglo XXI de España Editores. Madrid.
Amando Vega Fuente. Pedagogía social: revista interuniversitaria, La Educación Social Ante el Fenómeno de la Discapacidad. ISSN-e 1989- 9742, No. 9, 2002, págs. 173. Dialnet
Isidro Moreno Herrero. La Utilización De Medios Y Recursos Didácticos en el Aula. Departamento de Didáctica y Organización Escolar. Facultad de Educación, Universidad Complutense de Madrid
Raquel Suriá Martínez. Discapacidad e Integración Educativa: ¿Qué opina el profesorado sobre la inclusión de estudiantes con discapacidad en sus clases?. Universidad de Alicante
Asnico, M. (2001). Desarrollo de Escuelas Inclusivas. Madrid: Nancea 18
Javier Bermejo Fernández-Nieto. Antropología Pedagógica, fin para la educación. Escuela Abierta,

Escribir texto aquí

En NEDU Necesidades Educativas encontrarás un equipo de psicólogos experimentado. ¡Llama!

En definitiva, sean libros de Alzheimer o de sociabilidad, estas son las publicaciones que tenemos para ti. Si te interesan, no dejes de leerlas. Aumentarás tu conocimiento en áreas de gran importancia a las que no se les suele prestar demasiada atención. Además, el lenguaje es asequible y la redacción sencilla. ¡Contáctanos!

Dirección

Calle Crespo Nº 11

11300, La Línea de la Concepción, Cadiz

Teléfono

Contacta con nosotros

Autorizo a contactarme por email o por cualquier medio con fines comerciales
© 2021 NEDU Necesidades Educativas Todos los derechos reservados
Producido por BeeDIGITAL